Esperanto   English   Español

LA CULTURA DE ESPERANTO

    Ronald J. Glossop, conferencia de ILEI, Kaunas, Lituania,
    4 de agosto de 2005 (revisado y algo agrandado para
    INTERNACIA PEDAGOGIA REVUO, donde apareció
    en el número 05/4 [colección anual 35], páginas 3-6)

¿Esperanto tiene una cultura? ¿Si es así, cuál es su carácter? ¿Cuáles son sus elementos?

Algunas personas, especialmente las que se oponen al Esperanto, insisten que Esperanto no tiene una cultura, y por eso no es un verdadero idioma, como los idiomas nacionales. Al parecer esa gente no entiende que se pueda tener una cultura aunque no sea una cultura nacional. Tienen razón que Esperanto no tiene una cultura nacional, pero eso no significa que Esperanto carece de otra clase de cultura. Esperanto de hecho tiene una cultura, pero es una cultura internacional, o de todo el mundo.

Hay que entender que en el caso de Esperanto la relación entre el idioma y la comunidad es opuesta a la situación general. Normalmente los miembros de una comunidad viven juntos en un mismo lugar y al principio su idioma se utiliza solamente en forma hablada. El idioma escrito comienza a existir mucho más tarde, y en algunos casos nunca.

Al contrario, Esperanto es un idioma escrito, y se utiliza en muchos lugares que pueden no estar muy cerca uno del otro. En el caso de Esperanto el idioma escrito genera el idioma hablado. Poco a poco, los usuarios de Esperanto forman una comunidad no confinada a un solo lugar y también comienzan a construir una clase nueva de cultura no relacionada a una nación.

¿Cuales son las características esenciales de la cultura de Esperanto? Según lo ya observado, no es una cultura nacional, pero Esperanto tiene una cultura internacional o global. Por lo tanto, tendrá que promover internacional comprensión y tolerancia para una variedad de estilos de vida. Los esperantistas tiene que respetar los costumbres y los idiomas de todos los grupos a través de todo el mundo.

Las diversas culturas nacionales tendrán que ser preservadas también en el tiempo cuando se va creando una cultura mundial de pensamiento libre, con nuevas sensaciones globales especiales y al mismo tiempo sin limitaciones en sus emprendimientos y maneras de percibir las cosas.

Contrario a la situación en el caso de muchas culturas nacionales, los adherentes de Esperanto no tienen una vestimenta diferente que solamente usan los esperantistas, ni una forma única de cocinar que se conozca como alimento típico de esperantistas. Al contrario, en el caso de Esperanto, la parte importante de la cultura es la existencia de muchas clases diversas de vestimenta y muchas clases diversas de alimentos de las varias partes del mundo.

Otro aspecto diverso de la cultura de Esperanto es la tendencia a mirar hacia el futuro más que hacia el pasado. Por supuesto, cada cultura tiene que prestar la atención a su historia, pero en el caso de la comunidad de esperantistas en comparación con la situación generalmente de las comunidades nacionales, las esperanzas del futuro son mucho más importantes que las memorias de acontecimientos pasados.

Nuestro honorable Zamenhof, fundador de Esperanto, ciertamente usó el seudónimo Doctor Esperanto (el que tiene esperanzas), y también sus seguidores son gente que tiene esperanzas (es decir, esperantistas).

Otro aspecto de la cultura del esperanto es su preparación para utilizar nuevas tecnologías para viajar y comunicarse. Porque la comunidad relevante no está solamente en un lugar sino dispersada a través de todo el planeta, miembros de tal comunidad tienen que utilizar los medios más modernos para viajar y para enviar información de unos a otros.

Porque la comunidad de esperantistas es internacional y planetaria, sus miembros desean colaborar también con organizaciones internacionales tales como UNESCO y con varias organizaciones no gubernamentales internacionales, incluyendo organizaciones religiosas internacionales. Por supuesto, comunidades de una sola nacionalidad o en un solo país también pueden desear hacer eso, pero no siempre. En el caso de la comunidad esperantista tal colaboración es un propósito principal, no algo secundario o accidental.

Lo mismo que las culturas nacionales, Esperanto tiene su literatura. Existen no solamente muchas traducciones de obras importantes de varias culturas nacionales pero también obras originales de varias clases. Algunos de los autores más conocidos son L. L. Zamenhof de Polonia (el iniciador del idioma), Kálmán Kalocsay y Julio Baghy de Hungría, Guillermo Auld y Marjorie Boulton de Gran Bretaña, Gaston Waringhien y Raymond Schwartz de Francia, Baldur Ragnarsson de Islandia, Ueyama Masao de Japón, y S. J. Zee de China. (perdonen que no mencioné otros, pero tenía que parar en alguna parte.)

Realmente, porque Esperanto depende tanto de su forma escrita, la cantidad de material escrito en Esperanto es a menudo una gran sorpresa para los no-esperantistas. Afortunadamente, tenemos nuestras bibliotecas especiales que recogen esos materiales y nuestros vendedores de libros que siempre están preparados para vender la nueva literatura.

Se puede llegar a conocer la cultura del esperanto no solamente por medio de libros y muchas revistas sino también por medio de canciones y obras de teatro y por medio de Internet, cintas de video, discos compactos, y emisiones de estaciones de radio y de televisión de muchos países como por ejemplo Polonia, China, Austria, Italia, Brasil, y Corea.

Además de los varios materiales escritos disponibles, hay algunos aspectos del idioma mismo que contribuyen a la cultura de Esperanto. Por ejemplo, el uso de afijos permite la creación de nuevas palabras, aún por niños. El prefijo "mal" indica lo contrario de la raíz subsecuente, y la palabra "trinkas" significa que uno bebe (entra líquido en el cuerpo). Por lo tanto, se puede utilizar la nueva palabra "maltrinkas" en vez de usar la palabra más sofisticada "urinas" por "orinar." Realmente, esa nueva palabra ahora se utiliza más a menudo, especialmente por niños.

Con el uso de afijos cualquier persona puede crear nuevas palabras que otros esperantistas pueden entender inmediatamente. Una vez uno de mis estudiantes, durante una examinación, no podía recordar la palabra correspondiente a "fuerte" en conexión con el verbo "nevar". Ingeniosamente creó una nueva expresión indicando "que nevó maldolche" (lo contrario de "dulce o de apacible"). Ése es la expresión inmediatamente comprensible, e incluso algo poética, ¿no es así? ¿Los principiantes en otros idiomas son capaces de crear nuevas palabras? Lo dudo.

Otro ejemplo del uso de afijos qué no se encuentra a menudo en otras idiomas es posibilidad de crear palabras con las siglas de una organización como "ILEI-anoj" (es decir, miembros de la Liga Internacional de Instructores de Esperanto) y "SAT-anoj" (es decir, miembros de Sennacia Asocio Tutmonda, la asociación de los Sin-nacionalidad de Todo el Mundo).

La cultura del esperanto contiene símbolos especiales, decoraciones, y acciones tales como la estrella verde, la bandera verde con la estrella, el servicio de pasaporte, el himno "la Espero" ("la esperanza"), los congresos mundiales anuales, así como muchas otras reuniones internacionales en todo el mundo donde todos tienen la oportunidad de usar Esperanto.

Otra parte de la cultura de Esperanto es la existencia de algunas palabras cuyo significado es un misterio completo para los no-esperantistas, verbos tales como "cocodrilos" y "kabeis" (de "Kabe," seudónimo de Kazimierz Bein), los cuales no tienen traducción simple a otros idiomas. En mi opinión, éstos rasgos junto con la literatura y otros materiales intelectuales y artísticos prueban que Esperanto tiene una cultura, aunque no sea una cultura nacional.

Poco por poco la comunidad de los esperantistas está comenzando a desarrollar ¡hasta gestos especiales! Por ejemplo, ahora se está comenzando a usar un gesto utilizado para indicar "¡Hasta la vista!" Comenzó hace algunos años en San Francisco al final del "Programa Norteamericano de Esperanto" (un grupo de cursos de Esperanto). Algunos estudiantes que vinieron a los Estados Unidos desde otros países estaban ya en el ómnibus listos para ir al aeropuerto.

Cuando estaban a punto de salir pusieron sus manos sobre sus cabezas para formar un sombrero similar al sombrero encima la letra "g" en la expresión "ĝis la revido". Los que las miraban a través de las ventanillas del ómnibus inmediatamente capturaron el significado de ese gesto y empezaron a hacer lo mismo. Parece que de esa manera quizá comenzó a existir un nuevo gesto de adiós totalmente único a la cultura de Esperanto.

En septiembre 1992 Claude Piron escribió una carta de seis páginas en inglés en la cual respondió al comentario en el libro EUROPA PARA TODOS, que Esperanto carece raíces culturales. Piron discute que aunque el idioma careció ciertamente una cultura al principio cuando Zamenhof lo inició, esa situación ya no existe. El Esperanto actual, debido a su carácter flexible, pudo absorber sin dificultad las influencias de varias culturas nacionales, aún de países no europeos tales como Japón y China.

Piron comenta, "si Esperanto todavía existe, eso es debido principalmente a sus raíces culturales. La gente que permanece en la comunidad esperantista, lo hace debido a las sensaciones relacionadas con su cultura, no debido a la racionalidad del idioma. Experimentan una atmósfera intercultural que no se puede encontrar en otro lugar."

Piron entonces menciona que la cultura de Esperanto hasta ha llegado a crear dos clases originales de forma poética que simplemente no existen en otras culturas. Una forma única usada por Johano Valano (es decir, por Claude Piron) en el libro EN OPOSICIÓN A LA MALICIA [publicado por "Literature Marketplace, Kuopio and Pisa, 1977] el profesor norteamericano Pierre Ullman [en un artículo en inglés titulado "Schizoschematic Rhyme in Esperanto" en Documentos sobre Idioma y Literatura, 1980] la llama "rima esquizo-esquemática."

En esa forma las rimas no son entre las últimas palabras de las varias líneas, sino entre las últimas raíces de las varias líneas, raíces que son seguidas por terminaciones diversas. Una forma tan poética simplemente no puede existir en otros idiomas porque depende del sistema único de raíces y sufijos en Esperanto. ¿Cómo se puede decir que Esperanto no tiene una cultura cuando tiene sus propias formas poéticas? En esa carta excelente escrita en 1992, Piron concluye que esos "expertos lingüísticos" que creen que Esperanto no tiene una cultura, simplemente no están bien informados.

en Esperanto   in English

Aktualigita de Enrique,   24  agosto  2006